(2) 342 8392 - 312 523 4154 - 310 699 7405 servicios@mudanzasservitrans.com

Cuando hablamos del embalaje y empaque de mercancías, no nos referimos a utilizar cualquier material para enviar un producto. Estas actividades deben ser realizadas con conciencia, de manera que la integridad de los productos a entregar sea respetada, dando así la importancia y satisfacción al receptor.

Tips para un embalaje ideal

A continuación, te damos algunos tips para el cuidado de tu mercancía:

1. Elegir correctamente el tipo de relleno

Cuando rellenes un paquete, debes evitar que el contenido sufra cualquier tipo de daño. Este puede ser ocasionado por vibraciones o impactos ocurridos durante el transporte. Por eso es importante separar cada producto según el tipo de resistencia y, para ello, solo debes colocar los artículos más duros en la zona exterior y los más frágiles en la zona interior.

En caso de quedar espacios vacíos, puedes utilizar papel de burbujas o cojines de aire. Cuando se trate de piezas mucho más voluminosas, será conveniente el uso de perfiles angulares de goma espuma o estructuras de poliestireno expandido; esto con el fin de inmovilizar la pieza.

2. Escoger un buen material de embalaje

Este paso es el que determina la resistencia que tendrá el paquete. Es habitual utilizar embalajes de cartón, ya que permiten diferentes combinaciones; algunas son incluso tan resistentes como la madera. En caso de que la pieza sea de alto valor, es bueno considerar el uso de madera directamente.

La madera aporta mayor resistencia al empaque y le da un toque bonito, razón por la cual es tan utilizada para transportar botellas de vino, licores o piezas artísticas. Por otro lado, está el contrachapado; más utilizado en muebles, antigüedades y otras piezas voluminosas.

En contraposición está el plástico, que suele ser el material más utilizado y más económico. También existen diferentes tipos de polímeros elegibles para realizar el envío, como el polietileno, que es muy utilizado en el sector logístico. Este material permite la fabricación de paquetes resistentes y flexibles.

3. Cerrar correctamente la caja

Es inevitable que las cajas sufran algún golpe durante el transporte, es por eso que los elementos que uses para el cierre deben ser resistentes y de buena calidad. Materiales como la cinta adhesiva convencional, cuerdas o papel, son desaconsejables.

La mejor opción es emplear cintas adhesivas específicas, como la americana, por ejemplo. Estas son más anchas, por lo que la calidad del sellado es mejor. Cuando un paquete es voluminoso, será necesario usar flejes, ya sea de poliéster o polipropileno. En caso de que el producto sea grande, o sean muchos, es recomendable hacer una estructura de madera y fijarla con flejes de acero.

4. Informar sobre la fragilidad del producto utilizando etiquetas

Antes que especificar lo que contiene el paquete, una mejor opción es indicar que el mismo es frágil. Para ello puedes emplear un color llamativo con un aviso lo suficientemente grande para que sea visible. Esto ayudará al transportista y al receptor a ser más cuidadosos, ya que estarán advertidos de antemano sobre la posibilidad que hay de que el contenido se rompa.

empaque mercancia trasteos

5. Errores comunes

Utilizar un exceso de relleno puede generar un efecto negativo a la hora de embalar, sin mencionar que será una molestia para el receptor del paquete cuando lo abra y deba encontrar su producto. Usar poco papel film al momento de embalar también es negativo, ya que no se asegura correctamente el paquete, pudiendo producir daños en su contenido.

También reutilizar cajas puede ser contraproducente, ya que si las mismas no se encuentran en buen estado, pudieran afectar la integridad del producto.

Empacar y embalar son actividades que garantizan la seguridad de los productos. Es importante desempeñar las mismas de forma adecuada para cumplir con las expectativas y lograr el resguardo de las mercancías o bienes a transportar.

Abrir chat